¿POR QUÉ NO VEO RESULTADOS?

Muchas veces sentimos que nos estamos esforzando, tanto en el gimnasio como en la cocina, pero que esos resultados no llegan. Que a pesar de nuestros mejores esfuerzos no vemos los cambios deseados en nuestro cuerpo. Claro, esto nos lleva a frustrarnos y a pensar que es mejor dejar de intentarlo.

Pero antes de que tires la toalla y pienses que la vida fitness no es para ti, revisa esta lista de tips que te pueden llevar al camino de los resultados y alejarte de la autopista de la frustración:

- Revisa lo que estás haciendo. Puede sonar simple pero es el punto de partida para que avances. Muchas veces nuestros esfuerzos no están dirigidos a nuestros objetivos. Y pasa mucho cuando no se cuenta con un plan de entrenamiento ni de alimentación diseñado para lo que queremos lograr. Si quieres perder peso, tus entrenamientos, alimentación y suplementación deben estar dirigidos a ese objetivo, por ejemplo. Si estás comiendo intuitivamente y tu idea de hacer ejercicio es simplemente ir al gimnasio sin plan alguno, puede que esto sea parte de lo que te está frenando en tu avance.

- Suplementación inadecuada. Al igual que comer intuitivamente te puede llevar a no ver resultados, el tomar suplementos sin saber para qué sirven y qué lugar ocupan en tu alimentación puede restarte puntos. Si bien la creatina te puede dar fuerza en la sala de pesas, no es el mejor suplemento para quien quiere lograr más resistencia aeróbica o quiere perder peso. Un Mass Gainer puede ayudar a algunos a ganar masa muscular pero si tienes tendencia a engordar, puedes manejar mejor tus macronutrientes con una proteína. Ningún suplemento por si sólo hace milagros, si no está inscrito en un buen plan de alimentación.

- No entrenas con la intensidad adecuada. Tenemos la tendencia a "protegernos". Nadie quiere sentir dolor por puro placer. Y muchas veces, en el gimnasio, sea por temor o flojera, no hacemos lo que nos corresponde. Nos da miedo levantar pesas "muy pesadas" o hacemos el ejercicio cardiovascular sin ningún ánimo. Si bien la intensidad del ejercicio debe variar en un plan de entrenamiento (como intercalar cardio HIIT con cardio LISS), tienes que esforzarte para que veas cambios. Si sales del gimnasio y te sientes igual que si estuvieses sentado en el sofá, no estás haciendo mucho para avanzar.

- Te planteas metas irreales. Así como está el que no se esfuerza, el que se esfuerza demasiado sólo al principio con el afán de ver resultados, se puede quedar en el camino. ¿Por qué? Porque al no ver que los resultados llegan, fácilmente tiran la toalla. Proponerse perder en un mes los 10 kilos que aumentaste en la última década es irreal, así como inscribirte en un maratón cuando tienes un mes para prepararte (y te cansas caminando) o querer hacer una dieta mágica que se lleve la grasa justo a tiempo para tus vacaciones. Tu plan de fitness debe ser realista. Y en el proceso vas a entender que los resultados que más tardan en llegar, muchas veces son más duraderos, y también reconfortantes.


Clementina Ramos
Clementina Ramos

Autor